Conoce a uno de los binomios caninos que apoyan y se solidarizan con la ciudadanía ante cualquier emergencia.

"Yo confío en ti, tú confías en mí", dice René Ramírez mientras toca el corazón de "Alex", un labrador macho de seis años. Ambos, con sus chalecos azules, se dan un voto de confianza: el cariño y el respeto necesarios para ser un binomio canino, un equipo formado por un humano y su perro para detectar con mayor precisión a personas en apuros en cualquier desastre natural. 

"Alex" comenzó su entrenamiento a los cuatro meses de edad y entró en acción de labores de rescate alpino y alta montaña en los volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl y Pico de Orizaba al cumplir un año de vida. 

Fotografía: cortesía de INDISCAPACIDAD


René, junto a Quetzalli de Paz, dueña de Alex, han hecho todo su entrenamiento de manera autodidacta, un proceso de constante de aprendizaje en donde su mayor motor es a través de la confianza y el contacto corporal con el perro: las caricias y las felicitaciones sustituyen a los castigos con correa o los premios con alimento. 


Como equipo, este binomio tuvo una de sus mayores pruebas cuando ocurrió el sismo del 19 de septiembre de 2017 y se unieron a las labores de rescate en las zonas afectadas de la CDMX. De su trabajo en Chimalpopoca, Álvaro Obregón y los multifamiliares en Tlalpan, lograron rescatar a ocho personas con vida: "Cuando estábamos en Álvaro Obregón, muchas personas siguieron con la búsqueda al ver la tenacidad de "Alex". Nosotros lo jalábamos a descansar y él insistía en regresar. Para él es algo personal porque tiene una profunda conexión con la gente", señala René. 

Fotografía: cortesía de INDISCAPACIDAD

"Alex" no sólo rescata vidas en momentos cruciales como en las primeras horas posterior a un sismo, también apoya en terapia emocional y acompañamiento para personas con alguna discapacidad en colaboración con el Instituto de las Personas con Discapacidad de la CDMX (INDISCAPACIDAD), en donde convive con las personas que acuden a sus terapias. 

Ahora el equipo trabaja en albergues o instituciones que brindan contención emocional a damnificados. Hace unas semanas visitaron el Colegio Ashmot en donde detectó a niños con estrés: “Nadie nos dijo quiénes eran esos niños hasta que la directora nos dijo que eran alumnos que habían sido transferidos del Colegio Rebsamen, uno de los más afectados el 19 de septiembre”, señala Citlalli. 

Fotografía: cortesía de INDISCAPACIDAD

"Si tú no te rindes, nosotros tampoco", es una de las frases que se escucha constantemente entre la gente cuando "Alex" trabaja. "La figura de estos animalitos es muy importante. No sólo son una herramienta de trabajo; ellos perciben cómo se encuentran los humanos y se incorporan para ayudarlos", finaliza el entrenador.