Con nombre de origen persa, estas construcciones se han convertido en el punto de reunión para actividades culturales y artísticas en la CDMX.

Colocados al centro de plazas y parques, estas peculiares construcciones han sido el punto de reunión para las fiestas populares y ferias. Su nombre tiene su origen en la palabra persa košk, que significa “pabellón” y que ha derivado a su actual escritura como “quiosco”.

¿Has visto alguno de estos palacios por la CDMX? Ya sea para admirar su arquitectura, ser partícipe de algún evento al aire libre o simplemente para descansar y leer, visita los siguientes quioscos que destacan en la Ciudad de México:


Quiosco del Parque Mariscal Sucre

Situado en la colonia del Valle, en lo que fuera el Rancho de Amores, el Parque Mariscal Sucre resguarda en su centro este espacio conocido como el “Quiosco Francés” debido a su arquitectura afrancesada en octagonal, su color celeste y su interior con motivos anaranjados

En la década de los años 20, cuando la CDMX estaba en proceso de urbanización, este quiosco y sus dos seguidores –un par de esculturas de leones en una fuente–, fueron donados por Gustavo Antonio Martínez Michaus, un vecino de la zona.  

Una vez aquí, date un respiro y toma un café en alguno de los comercios que están a un costado del parque.


Quiosco del Parque Mariscal Sucre. División del Norte esq. Amores, Del Valle. 


Quiosco de la Alameda Central

Instalado en una de las plazas públicas más antiguas de la Ciudad de México, el quiosco de la Alameda Central –que data del siglo XIX–, es uno de los elementos arquitectónicos que engalanan este espacio.

Aunque su belleza es más discreta, este pequeño pabellón es una buena opción para el descanso y la convivencia. Sus acabados en gris con un suave tono rojo resaltan del paisaje verde que lo rodea. Con un techo y amplias escaleras, en su punta destaca una veleta con la figura de un gallo

En la actualidad es un valioso escenario para actividades culturales como conciertos de música clásica, exposiciones y obras de teatro. 

Quiosco de la Alameda Central. Alameda Central, Hidalgo s/n, Centro Histórico. 


Quiosco Morisco, Santa María la Ribera 

Diseñado por José Ramón Ibarrola, un prolífico ingeniero mexicano, el Quiosco Morisco fue seleccionado para representar a México en la Exposición Universal de Nueva Orleans de 1884 en Estados Unidos.

A su regreso, tuvo una breve estadía en la Alameda Central hasta 1910 cuando fue trasladado al punto que actualmente ocupa en la colonia Santa María la Ribera, lugar que lo hace una de las construcciones más emblemáticas en la CDMX. 

Su belleza rojiza nace de una base octagonal acompañada por arcos que se complementan con 44 columnas exteriores y ocho interiores que sostienen su cúpula, así como con un terminado de cristal que alza un imponente águila de bronce. Los detalles de sus muros y su estructura metálica son cubiertos por el estilo mudéjar, una combinación entre corrientes artísticas cristianas y musulmanas con diversos motivos geométricos. 

El quiosco de Santa María la Ribera es un espacio para la recreación artística, deportiva y cultural. Después de tomar fotografías de su arquitectura (compártenoslas con el hashtag #ViveCDMX), te recomendamos tomar un café a sus alrededores o inscribirte en una clase de Danza Portando.


Quiosco Morisco. Alameda de Santa María la Ribera. Salvador Díaz Mirón s/n, Santa María la Ribera.