Grandes figuras de la poesía han dedicado sus versos y rimas a la CDMX. Conoce aquí a algunos autores.

La CDMX ha sido casa de grandes nombres de las letras mexicanas, es por eso que grandes obras de la poesía se han basado e inspirado en las calles de la CDMX. 


Nezahualcóyotl

Fue uno de los poetas más reconocidos de la antigüedad mexicana a quién se le atribuye una serie de escritos llamados Flor y canto. Nezahualcóyotl nació en Texcoco en 1402, pero tras una revuelta en su tierra natal que provocó el asesinato de su padre, se exilió en Tenochtitlan. Las crónicas antiguas lo mencionan como un gran escritor. 

"En los libros de pinturas está tu corazón,
con flores de todos colores  
pintas tu canto, tu palabra,  
príncipe Nezahualcóyotl."

Manuel Acuña

Aunque era originario de Saltillo, Coahuila, Manuel Acuña fue habitante de la Ciudad de México en sus años más prolíficos como poeta y hasta su muerte en 1873. Fundó la Sociedad Literaria Nezahualcóyotl en los jardines del Convento de San Jerónimo ubicado en el Centro de Histórico de la CDMX. Acuña es muy conocido por el poema llamado Nocturno a Rosario; aquí algunas de sus líneas:

"Pues bien, yo necesito decirte que te adoro,
decirte que te quiero
con todo el corazón."

Salvador Novo

Conocido como el cronista por excelencia de la CDMX, su faceta como poeta fue también muy importante. Nació en 1904 y fue un habitante ilustre de Coyoacán. Precursor de la poesía modernista, influyó en el espíritu intelectual de la capital. Escribió ensayo y, por supuesto, poesía. De él son estas líneas que exaltan el orgullo de ser capitalino:

"¡México! ¡Capital! ¡La populosa ciudad donde orgullosa
ostenta Flora su vergel más lindo!
¡No os extrañe si yo por ella brindo,
que es mi ciudad natal, donde he nacido,
donde la luz del sol he conocido!"

Octavio Paz

El Premio Nobel mexicano nació en 1914 en la CDMX y pasó toda su infancia en Mixcoac, donde su abuelo Ireneo Paz le contaba historias de la ciudad y sus personajes. Su poesía exalta un gran nacionalismo y un conocimiento del espíritu mexicano. Sus últimos días los pasó en el barrio de Santa Catarina, en Coyoacán, que hoy alberga la Fonoteca Nacional.

"Todo respira, vive, fluye: la luz en su temblor,
el ojo en el espacio,
el corazón en su latido,
la noche en su infinito."

Sor Juana Inés de la Cruz

La Décima Musa es una de las poetisas más conocidas en todo el mundo. Nació en el Estado de México pero desde su adolescencia vivió en la Ciudad de México. Habitó en el Convento de San Jerónimo, el cual actualmente se encuentra en la calle de dicho nombre y que hoy es la Universidad del Claustro de Sor Juana. Deléitate con un ejemplo de sus versos:

"Detente, sombra de mi bien esquivo, imagen del hechizo que más quiero,
bella ilusión por quien alegre muero,
dulce ficción por quien penosa vivo."