Donado en 1901 por el ingeniero Miguel Ángel de Quevedo, el Parque Nacional Viveros de Coyoacán es uno de los pulmones de la CDMX.

Al sur de la ciudad existe un espacio que se antepone al constante ajetreo del día a día gracias a su singular compromiso con el medio ambiente: el Parque Nacional Viveros de Coyoacán, el primero en su tipo en el país y una de las joyas naturales de la CDMX.Un vivero es un terreno en donde se cultivan árboles u otras especies de vegetales. Como una suerte de incubadora, su principal objetivo es promover la propagación de especies arbóreas. ¿Por qué es tan importante? Sin espacios así, la ciudad tendría menos pulmones ambientales y espacios de recreación.El terreno fue donado en 1901 por el ingeniero Miguel Ángel de Quevedo, uno de los primeros visionarios ambientalistas del país y conocedor de la importancia de la preservación del entorno natural en las grandes urbes. En 1907, este espacio se convirtió en el primer vivero forestal mexicano; en 1917 fue reconocido oficialmente y, en 1938, fue declarado Parque NacionalCon más de un siglo de vida y conformado por 39 hectáreas, esta área natural ha ganado protagonismo para el medio ambiente pues aquí se han llegado a cultivar más de 2 millones de árboles como truenos, ciruelos, eucaliptos, olmos y fresnos, muchos de ellos son los que vemos por toda nuestra ciudad.

Los Viveros de Coyoacán tienen dos zonas de producción de árboles las cuales han sido habilitadas con personal capacitado para asistir su crecimiento, un semillero, un sendero didáctico que explica la importancia de los cuidados a la naturaleza, una zona de composta, una rotonda central y un auditorio al aire libre, además de increíbles ejemplares de leños, troncos y madera que atestiguan el paso del tiempo. Gracias a su programa de reforestación, los ciudadanos pueden acercarse a los Viveros y adoptar hasta 10 arbolitos con el compromiso de plantarlos en su comunidad. ¿Te interesa? Sólo tienes que presentar una identificación oficial.Con el paso del tiempo, esta área se ha transformado en algo más que una zona de cultivo: ahora es el punto de reunión para los deportistas debido a sus más de dos kilómetros de caminos que les permiten hacer ejercicio, caminar o dar un paseo, una extensión que se puede recorrer a través de pequeñas calzadas. Además de las actividades deportivas, puedes recorrer sus senderos, instalarte en una banca para leer un libro o disfrutar de los sonidos de la naturaleza; si lo prefieres, puedes visitarlo un fin de semana y unirte a las actividades que organizan vecinos del lugar: clases de yoga, boxeo, baile y másLos Viveros de Coyoacán, con su amplia superficie, son una opción ideal para obtener momentos de privacidad y armonía con el entorno, sólo recuerda que no puedes ingresar al sitio con mascotas, bicicletas, patines y objetos que dificulten el desarrollo de las actividades recreativas.Respira, date un momento de tranquilidad y visita el Parque Nacional Viveros de Coyoacán, no olvides que el cuidado de la naturaleza garantiza nuestro mañana. Comparte tu experiencia con el hashtag #ViveCDMX


Parque Nacional Viveros de Coyoacán. Progreso 1, Coyoacán. Lunes a domingo de 6 am a 6 pm. Entrada libre.