Con un origen ancestral, esta delicia culinaria es un elemento infaltable en el Día de Muertos.

El Día de Muertos es una de las fechas más importantes en México. Previo al 1 y 2 de noviembre, las familias mexicanas recuerdan a sus muertos entre flores, papel picado y una ofrenda que además de tener la comida favorita de los difuntos, es acompañada de otros elementos como el copal, agua, sal, calaveras de azúcar y, por supuesto, pan

Se cree que la introducción del pan fue realizada por evangelizadores de la Nueva España que quisieron sustituir los sacrificios, en donde corazones humanos eran bañados en amaranto, para agradecer a las deidades y recordar a los muertos. 

Aunque hay distintas versiones sobre el origen y la incorporación a la ofrenda de estas delicias gastronómicas, lo que sí es cierto es que su presencia es una forma de honrar a nuestros difuntos a través de la representación de su cuerpo. Antes de darle una mordida a tu pan, mira lo que significa


  • Tiene forma redonda porque simboliza el ciclo de la vida y la muerte.
  • La bolita superior representa a la muerte
  • Los cuatro huesitos son los restos de nuestros difuntos y las lágrimas derramadas por ellos.
  • Hacen alusión a la cruz.
  • O señalan los cuatro rumbos del universo terrestre representados por estas divinidades mexicas: Tezcatlipoca (Norte), Huitzilopochtli (Sur), Xipetotec (Poniente) y Quetzalcóatl (Oriente). 


No te quedes sin probar este tradicional elemento de la fiesta de Día de Muertos y disfruta de una de las 55 mil piezas de pan de muerto que se regalarán el 1 y 2 de noviembre en el Zócalo capitalino. 

Si aún tienes antojo, prepara en casa tus propias piezas de pan con la receta para seis personas que te compartimos a continuación. 


Ingredientes

  • 500 g de harina
  • 150 g de azúcar
  • 150 g de mantequilla
  • 40 g de levadura
  • 3 piezas de huevo
  • 10 g de sal
  • 10 g de azahar 
  • 200 mililitros de agua 
  • Almíbar al gusto


Preparación

  1. Mezclar 100 g de harina con levadura y 80 mililitros de agua para hacer una masa madre. Dejar fermentar durante dos horas. 
  2. En una batidora mezclar el azúcar, la sal, la esencia de azahar y los huevos. Batir hasta que estén bien mezclados. 
  3. Agregar el resto de la harina, la masa madre y la mantequilla. Batir hasta que la masa tenga elasticidad y dejar reposar por 15 minutos. 
  4. Formar el pan haciendo una bola, aplanarla y decorarla con canillas en cuatro y con una bolita arriba. Dejar reposar hasta que doble su tamaño. 
  5. Hornear a 180° C por 10 a 15 minutos. 
  6. Dejar enfriar y con una brocha barnizar con el almíbar y decorar con azúcar. 


Pan de Muerto en el Zócalo capitalino. Jueves 2 de noviembre de 10 am. Entrada libre.