Fundadas en el siglo XX, las librerías de viejo son el portal de millones de historias.

El olor de las hojas amarillentas invade al transeúnte por su paso en la calle de Donceles. Como un desfile de historias, las estanterías de estas librerías establecidas en el siglo XX parecen sólo exigir algo a los libros que quieren habitarlas: ser viejos y así convertirse en la pasión de miles de personas que ven en sus páginas la conexión a otros mundos.

A continuación, te presentamos un poco sobre tres librerías que en sus pasillos y mesas continúa viva la profesión de librero en la Ciudad de México. 


El laberinto y El callejón de los milagros

Después de una larga tradición familiar, Fermín López Casillas fundó en la década de los años noventa dos librerías de viejo: “El callejón de los milagros” y “El Laberinto”. Como hermanas gemelas, en su interior resguardan una vasta colección de libros de Literatura, Poesía, Teatro, Física, Pedagogía y Psicología, o revistas como El Hijo del Ahuizote, de los años 40, 50 y 60.

Con una atmósfera antigua, del piso y las paredes de “El callejón de los milagros” brotan centenares de títulos, y aunque el orden no es un invitado especial, parece que cada libro es el portal a un viaje por el tiempo. A pesar de su aire melancólico, encontrar las ediciones más viejas no es tarea fácil: esos libros no están en exhibición, únicamente son consultados por investigadores o coleccionistas especializados.

En el caso de “El laberinto”, los grandes espacios de madera anuncian la intención de Fermín López al bautizar su establecimiento de esa manera: “Mi librería tenía que ser un laberinto con muchos callejones, muchos espacios. En un laberinto es muy fácil entrar, pero es difícil salir. Yo quiero eso, que a la gente le cueste salir por los atractivos que encuentre”.  

Sin un número exacto de libros, las hermanas gemelas se han alimentado de la capacidad de Fermín López de discernir qué títulos serán de interés, una manera de incluir en su catálogo libros viejos y novedades: “Nuestro objetivo es darle servicio a todo el público que se acerque a nuestras librerías. Todos los días llegan pedidos y todos son especiales”.

En tu siguiente visita por la calle Donceles del Centro Histórico, recuerda que “El callejón de los milagros” y “El laberinto” probablemente tengan títulos similares, pero el valor y el precio de éstos dependerá de la edición. Además, la primera ofrece una promoción el primer sábado del mes en donde se ofrece el 30% de descuento en todos los libros en un horario de 7 a 10 pm. “Aquí los libros llegan para que se vuelvan a leer, hay que darles una segunda vida, redistribuirlos para disfrutarlos, consultarlos. Sin nosotros, los libreros de viejo, ese cúmulo de libros ya no cumplirían su función”.


El callejón de los milagros. Donceles 42-B, Centro Histórico. Lunes a sábado de 10 am a 8 pm; domingos de 11 am a 7 pm.

El laberinto. Donceles 74- A, Centro Histórico. Lunes a sábado de 10 am a 8 pm; domingos de 11 am a 5 pm.

 

El Tomo Suelto

“Pida las tripas de este libro”. Francisco López planea que ese anuncio aparezca cuando una persona adquiera un libro en “El Tomo Suelto”. Como pedazos de muchas historias, “las tripas” son los objetos que quedan dentro de  ellos: boletos del Metro, separadores, cartas. En su misión por encontrarle un segundo hogar a los habitantes de sus librerías, Francisco se plantea ésta y más estrategias para atraer al público.

Establecida en 1990 en la calle de Donceles, el nombre “El Tomo Suelto” hace referencia a algo que se anhela y se quiere tener, una búsqueda constante que define su negocio. Con un diseño tradicional de altos estantes y clasificaciones por tema y autor, aquí todas las publicaciones en la librería están a la venta: libros, revistas, fotografías o documentos.

Una afición que ha convertido a Francisco en guardián de ejemplares como Los mundos de Salvador Dalí firmado por el mismo Salvador Dalí, una partitura original del músico mexicano Manuel María Ponce, una edición de La gaceta imperial de México con los procesos de Independencia del país o algunos discursos originales de Guadalupe Victoria.

Con promociones como el 2x1 los días 14 de cada mes para el público en general, un 35% de descuento para estudiantes e investigadores los días miércoles o 30% de descuento para personas que vengan de otros estados del país los fines de semana, “El Tomo Suelto” busca impulsar nuevas generaciones de jóvenes de coleccionistas: “No me interesa tener acumulados los libros. La mejor manera de lograrlo es agradar al cliente con este tipo de promociones. Al final, hay un doble beneficio para el cliente y para nosotros; hay buenos precios para que regrese”.

Con dos sucursales más, una ubicada en la calle de Ignacio Allende en el Centro Histórico y otra en Miguel Ángel de Quevedo, al sur de la CDMX, el próximo proyecto de “El Tomo Suelto” es abrir un espacio en la colonia Roma con un concepto moderno y más amigable: “Ser coleccionista no debe implicar comprar mucho y caro. Queremos que la gente se acerque a los libros usados”.


El Tomo Suelto. Donceles 42- A, Centro Histórico. Lunes a sábado de 10 am a 8 pm; domingos de 11 am a 6 pm.


Bibliofilia

Para Mercurio López Casillas, no hay una librería igual a “Bibliofilia” pues desde su fundación, en 1991, el concepto fue poner una librería con las ediciones más antiguas, agotadas y especiales. Compartir lo que llega, lo que adquiere y dar una segunda oportunidad a las rarezas que habitan las paredes de este establecimiento, ha sido su labor.

Con ediciones del siglo XVII y con ofertas desde $10, “Bibliofilia” es la hermana mayor de otras dos librerías: “Los hermanos de la Hoja” e “Inframundo”. Debido a su catálogo de aproximadamente 30 mil ejemplares, además de estar a la venta, los libros son prestados a instituciones para actividades culturales como exposiciones.  

Aunque hay títulos más recientes, “Bibliofilia” es un viaje para los apasionados de las antigüedades. Si te interesa un título a partir del siglo XIX, puedes venir a consultarlo con el compromiso de cuidarlo y así preservar su valor. Esta dinámica de consulta nace porque, con el paso del tiempo, Mercurio López Casillas se convirtió en coleccionista: “Una colección encerrada no sirve. Lo mejor es compartir, y ‘Bibliofilia’ tiene casi un carácter de museo interactivo”.

Aquí encontrarás títulos del movimiento estridentista, de Marxismo, Filosofía, Derecho, Esoterismo y Literatura, por ejemplo. No lo olvides: nunca habrá los mismos libros porque son ediciones limitadas, y porque ofrecen promociones como el 30% de descuento en primavera o “La ruleta de la suerte”, una dinámica que hacen cada martes de noviembre en donde si te sale el número cero obtienes 50% de descuento; del 1 al 10 hay 10% de descuento, y del 11 en adelante se aplica la promoción del número que marque la ruleta.

Además, “Bibliofilia” da un mantenimiento básico y añade pastas más resistentes y una constante limpieza para alargar la vida de sus títulos lo máximo posible. De esta manera, los lectores no sólo comprarán, sino que tendrán otra experiencia: “Los hombres siempre vamos a sentir nostalgia, y una librería de viejo funciona como un museo”.


Bibliofilia. Donceles 78, Centro Histórico. Lunes a sábado de 10 am a 8 pm.