“La Ciudad de México te seduce rápidamente con sus multitudes, con sus calles llenas de bares funky, de torres de cristal, de casonas de época, de puestos de tacos, de cantinas, de tiendas de diseño, de restaurantes de lujo, de hoteles artísticos. La vida se vive en las calles, en plazas y parques, en los mercados y zonas comerciales, en las colonias de élite y en los barrios que se extienden hasta las montañas. Pocos lugares son tan enloquecedores, tan hermosos y misteriosos, como místicos”.

Afirma la escritora y periodista Luisita Torregrosa en su artículo titulado “Mi Ciudad de México es de todos ahora” (My Mexico City Is Everyone’s Now), publicado por The New York Times, medio de comunicación estadounidense que catalogó a la capital mexicana como el “Destino turístico #1 para viajar en 2016”.



A través de una pluma ágil y cautivadora, la autora nos lleva por un contraste entre sus memorias de infancia –pues habitó durante tres años en la colonia Roma mientras su padre estudiaba Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)– y su última visita a la “ciudad de los palacios”. Cada uno de sus recuerdos evoca a nuestras postales cotidianas que, sin duda, nos hacen sentirnos orgullosos de vivir en la metrópoli más visitada de América Latina.

Las razones por las que la CDMX se encuentra en un apogeo turístico son infinitas. Como afirma Torregrosa, cautivada por lugares como Xochimilco, el Mercado de San Juan, la Catedral Metropolitana, el Palacio de Bellas Artes y la calle Madero, “la ciudad más progresista de América Latina tuvo un salto de 4.9 millones en 2012 de visitantes extranjeros a 6.3 millones en 2015, y es el hogar de alrededor de 7 mil jubilados, escritores, artistas y expatriados estadounidenses”.



Ya sea por los sabores de sus platillos y bebidas tradicionales como el mezcal o el tequila, por su nueva ola gastronómica liderada por chefs como Enrique Olvera y Elena Reygadas, o por ser la segunda ciudad con más museos en el mundo pero la única en Latinoamérica en legalizar el matrimonio gay, así como por preservar lugares de épocas milenarias como el Templo Mayor, la CDMX se encuentra hoy bajo los ojos del mundo.



A esto se suma la perspectiva que la Secretaria de Gobierno de la CDMX, Patricia Mercado, compartió con Terrogrosa: "el auge turístico y cultural de la ciudad se debe a la generación joven y a las influencias que dieron forma a su levantamiento: políticas liberales, derechos humanos y educación, aborto legal y matrimonio entre personas del mismo sexo". Por su parte, el Secretario de Cultura de la CDMX, Eduardo Vázquez Marín, lo expresó así: "esta es una ciudad de refugiados, una ciudad de inmigrantes, una ciudad de gran diversidad cultural, por lo que es valiosa".



La vasta oferta cultural y artística de la CDMX permite descubrir cada fin de semana un nuevo lugar, sin repetir. Te invitamos a explorar tu ciudad, a cuidarla y revalorarla. Es tuya, vívela.