Dentro de la colonia Chimalistac, con vista al Parque de La Bombilla, se ubica la Escuela de Música del Rock a la Palabra. Perteneciente a la Secretaría de Cultura de la CDMX, este espacio busca formar músicos y compositores especializados.


El proyecto comenzó con Guillermo Briseño, actual director de la escuela que, junto con los músicos Federico Luna, Alfonso Rosas, Cristian Rodríguez, Estela Miller, Alejandro Echenique, Alan Rubio, Ricardo Bello, Jesús Antonio Rodríguez “Frino”, Juan Carlos Novelo,  Felipe Sousa, Juan Carlos Márquez, Fredy López, José Antonio Morán y el maestro de canto Ricardo Robledo Salinas logró formar un espacio donde los alumnos pudieran crear y expresar sus ideas por medio de la música rock.

“En 1979 el Museo Universitario del Chopo realizó un concurso de rock. Mis compañeros y yo ganamos y de ahí nació la idea de iniciar el primer taller de este género musical; afortunadamente, en 2006 pudimos crear esta escuela", menciona Briseño. Durante 10 años, este grupo de músicos se han mantenido como la planta docente de este plantel.

La Escuela de Música del Rock a la Palabra es completamente gratuita. El ingreso a la misma es a partir de los 14 años de edad, para lo cual se hace una pre audición con los profesores de cada área para reconocer el talento de los aspirantes.  

En este centro se imparten las especialidades de batería, guitarra eléctrica, bajo, voz expresiva, piano, armónica y composición de canciones con las que los alumnos, durante ocho semestres, podrán comprender y utilizar el lenguaje musical para realizar composiciones propias y obtener el reconocimiento de “Técnico Instrumentista”.


En palabras de Briseño, la escuela busca que los alumnos se organicen para ser autogestivos con la finalidad de que puedan realizar sus propios discos y conciertos así como para componer su propia música basada en lo que piensan y sienten y para que reflexionen y participen en la transformación de la ciudad. “La creatividad es una parte fundamental, es lo que hace que la imaginación pueda viajar, es por eso que la consideramos como una materia de trabajo a cultivar y poner en práctica. La escuela también busca proponer ideas, ejercer una fuerza social en el momento y tiempo en el que vivimos". 

El rock es una de las bases de la escuela, pues es considerado como una importante forma de comunicación sobre la vida política, cultural y económica de la sociedad. La palabra es otro de los ejes de formación de los alumnos, a través de ella se manifiestan ideas basadas en la crítica y la reflexión de diversos temas sociales. Materias como "Acercamiento a la palabra escrita" y "Variaciones sobre la inteligencia" son parte fundamental de la teoría como enseñanza.

“La escuela visualiza la música como una composición de valores, expresiones, instinto, cultura y de la necesidad de indagar; es importante acercarse al estudio de la palabra, comprender qué decimos y cómo lo decimos con base en leer e informarse correctamente. Hemos mantenido la escuela como un laboratorio de análisis de sí misma, queremos que los alumnos adquieran un mejor nivel teórico”, afirma el director.

“Es parte de nuestra responsabilidad como artistas proponer y hacer que esa sensibilidad que tenemos logre que la gente vea las cosas de diversas maneras. Nosotros exponemos nuestras ideas por medio de la música y la palabra”, concluye. 


Escuela de Música del Rock a la Palabra. De la Paz 26, Chimalistac, Álvaro Obregón. Consulta más información en www.cultura.cdmx.gob.mx