Ziggy Stardust, The Thin White Duke y Aladdin Sane son algunos de los alter ego más reconocidos del ídolo David Bowie, considerado uno de los artistas más prolíficos del pop, pues su carácter innovador lo convirtió en uno de los referentes de la moda y del glam rock hasta el día de su muerte en 2016.


Durante su trabajo como compositor exploró diversos géneros musicales que fueron representados con múltiples estilos a través de presentaciones en vivo y decenas de portadas de álbumes, algunas de las cuales fueron capturadas por el fotógrafo inglés Brian Duffy, amigo y testigo de la labor del llamado Camaleón del Rock

A un año del último lanzamiento musical de David Bowie, Blackstar, el Museo de la Ciudad de México presenta la exposición Duffy/Bowie: Five Sessions, una serie de retratos que el también productor de cine realizó con el músico durante ocho años de colaboración. La exposición se divide en las cinco etapas creativas que la dupla inglesa realizó durante la década de los 70 y principios de los 80 y presenta material inédito rescatado del estudio fotográfico que Brian Duffy tenía en Londres

Desde sesiones de fotos de Ziggy Stardust, imágenes del set de la película El hombre que vino de las estrellas de Nicolas Roeg (1976), así como fotogramas de las sesiones de maquillaje del cantante, negativos de la portada discográfica más icónica del pop, Aladdin Sane (1973), hasta el detrás de cámaras de los personajes que Bowie encarnó en la música –como Lodger (1979) o Scary Monsters (and Super Creeps) (1980)– la muestra revela una de las facetas mejor cuidadas del fallecido cantante: el proceso creativo anterior a sus trabajos más representativos. 

La presentación de este acervo sobre el intérprete de "Life on Mars?" permite a sus seguidores acercarse al ídolo musical mediante los revelados y las colecciones de Brian Duffy, uno de los fotógrafos de moda y publicidad más importantes del siglo pasado, fallecido en 2010. Esta colección, además de permitirle al público recordar con nostalgia que Ziggy Stardust regresó a las estrellas, demuestra que el flash y la lente eran confidentes de Bowie. 

Museo de la Ciudad de México. José María Pino Suárez 30. Centro Histórico. Martes a domingo de 10 am a 6 pm. Entrada general $29. Hasta el 29 de enero.