“Filux es un festival plural, incluyente y gratuito donde el espacio público se convierte en una obra de arte”

La luz es energía, movimiento y vibración. Desde temprana edad, el argentino David Di Bona entendió la luz como un medio de expresión y como una herramienta de creación. Esta inclinación lo llevó a estudiar cine y después sociología para complementar su formación como contador de historias.

Al llegar a México se vinculó rápidamente con la gestión cultural y los festivales cinematográficos. “Después de dirigir el festival Distrital por dos años, pensé en crear un proyecto que se saliera de las pantallas para recorrer las calles permitiendo al espectador ser el protagonista de su propia película”, asegura.


Foto: Cortesía Filux

Durante cuatro noches, el Festival Internacional de las Luces México (Filux) transforma el primer cuadro del Centro Histórico a través de la colocación de piezas de arte lumínicas en espacios no convencionales. Este 2016 la instalación Global Rainbow, un arcoíris de láser creado por la artista neoyorkina Yvette Mattern, se proyectará desde el Monumento a la Revolución para transmitir un mensaje de paz que ha llegado a grandes capitales como Berlín, Nueva York y Toronto.


Foto: Cortesía Filux

Simultáneamente, a la Plaza de Santo Domingo llegarán unos "intrusos", conejos inflables de 7 m de altura de la artista australiana Amanda Parer, quienes cambiarán la perspectiva de la cotidianeidad con su fosforescencia. En el Museo Nacional de las Culturas se exhibirá Dresses del artista Tae Gon Kim, quien se inspiró en el libro A Lover's Discourse. Fragments de Roland Barthes para diseñar tres vestidos de fibra óptica; los asistentes podrán interactuar con la pieza y probarse dichos vestidos. 


Foto: Cortesía Filux

“En el Palacio de Bellas Artes se mostrará una proyección monumental –no un mapping– de la austriaca Teresa Mar en homenaje a México: Paradiso. Un festival de esta magnitud sería imposible sin el apoyo de la ciudad. Año tras año, crecemos profesionalmente para estar a la altura de esta urbe cosmopolita que es la CDMX”, detalla Di Bona.


Foto: Cortesía Filux

Desde su primera edición (2014), Filux permite el diálogo permanente entre piezas de arte lumínicas y el espacio público. Como explica su director, "en el festival hacemos una yuxtaposición entre las obras y las calles de la ciudad, pues al colocar una pieza láser en una plaza pública se crea una contraposición muy atractiva. En estas cuatro noches, el espacio se convierte en una obra de arte”.


Foto: Cortesía Filux

Uno de los desafíos de Fillux es la formación de audiencias y la creación de la comunidad artística. Es por eso que a la par se desarrolla el Foro Internacional de la Luz, “espacio en el que expertos en el tema, locales y extranjeros, conviven durante los días del festival para generar el sentido de comunidad. Esto permite que tanto Filux como la CDMX se conviertan en referentes culturales en los festivales de la luz que se desarrollan a nivel internacional”.


FILUX. Centro Histórico. Del 10 al 13 de noviembre. Entrada libre.
Descarga el mapa en www.filux.info