Los techos de los edificios públicos reverdecen para ayudar a la conservación del medio ambiente y fomentar la cultura ecológica

En la parte más alta de algunos edificios de la ciudad se encuentran verdaderos oasis llenos de cactáceas, pasto y plantas de las especies Sedums y Pennisetum que contrastan con el paisaje citadino de los rascacielos. Estos espacios no sólo forman parte de un concepto estético sino que son herramientas para un desarrollo urbano sustentable y son determinantes en el cuidado y protección del planeta.

La Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (SEDEMA) encabeza, desde el 2007, el proyecto “Azoteas verdes” que decreta la instalación de espacios naturales dentro de los edificios públicos para disminuir la contaminación e impulsar la cultura ambiental. Diversos hospitales de la CDMX se han unido a esta iniciativa que también beneficia a los pacientes quienes, gracias al contacto con áreas verdes, pueden reducir su presión arterial y muscular así como el estrés. También los biciestacionamientos de la CDMX han implementado áreas naturales en sus diferentes centros. 

El proyecto tiene como objetivo contribuir a la disminución de las emisiones de gases del efecto invernadero en la ciudad, combatir las islas de calor generadas por la falta de áreas naturales y ayudar a regular la temperatura interna en los edificios. Con esto se pretende crear una ciudad más sustentable y mejorar la calidad de vida de los habitantes. 

En el proceso de elaboración de las las azoteas verdes, se coloca un impermeabilizante que previene daños en los edificios, una malla antierosión biodegradable y una mezcla de materia orgánica que nutre y ayuda al crecimiento de las plantas. En su instalación también se colocan sistemas de riego que permiten retener el agua de la lluvia y evitar que se desperdicie en los desagües de la ciudad.

La Ciudad de México realiza diferentes acciones y programas ambientales que la han posicionado como la sede oficial de la Sexta Cumbre de Alcaldes C40, Grupo de Liderazgo Climático. En este evento, líderes y alcaldes de todo el mundo se reunirán del 30 de noviembre al 2 de diciembre de 2016, con la finalidad de combatir por medio de nuevas propuestas, los efectos del cambio climático a nivel global.